Información de ruta

Descripción de la ruta: CIUDAD REAL: Las Tablas de Daimiel (vuelta completa desde Villarubia de los Ojos):

RECORRIDO: Pasa en su totalidad por el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, zona especial protección Zepa de aves, cruzando prácticamente el parque en su totalidad. El recorrido es muy llano y los caminos excelentes salvo un par de tramos en la segunda mitad. No obstante la ruta es muy rápida, absolutamente toda de plato grande si bien es recomendable parar en los numerosos miradores para aves del recorrido. Solo hay un tramo de 500m de carretera. Por el camino hay olivares, vides y en el parque en masiega tierra firme, carrizos en el agua y los arbustos grandes son Tarays.

ALTERNATIVAS: En el regreso si ha llovido mucho en la zona de la pista grande en vez de hacer giro a la derecha de 100º seguir recto, aunque de este modo no se pasa por las marismas que es toda una aventura. Tampoco es necesario rodear Isla Algeciras.

RECOMENDACIONES: Ojo al GPS hay muchos cruces. Al llegar a la torre del mirador se recomienda hacer el tramo por sendero a pie y desmontado (solo 1 km) pues está prohibido ciclar por el mismo. Hay un camino por la izquierda pero si vas por ahí te perderás unas buenas vistas de las lagunas. Se puede hacer todo el año salvo en verano que debe hacer un calor impresionante., no obstante se recomienda ir avanzada la primavera antes de Junio para verlo todo verde.

COMO LLEGAR: Por la N-IV desde Puerto Lápice está indicado. Se recomienda rodear por el sur por la CM-4120, se sale desde la calle Soledad a la derecha de la enorme cooperativa.

SENTIDO: Da lo mismo pues la ruta es extremadamente llana.

MISIONES DE LA RUTA: He visto muchas rutas de la zona pero no encontré ninguna daba la vuelta completa completa y además evitaban la zona norte rodeando por fuera por tierra de labor, por tanto la misión cubría ambos propósitos pasando por los mejores lugares e incorporando vistas a las lagunas que diera una visión del conjunto, además el objetivo secundario era dar la vuelta a la “Isla Algeciras”. El mayor problema que podía encontrar era el barro pegajoso de las rutas de valles inundables, al final el terrible barro no apareció por lo que pude cumplir los tres objetivos.

LA RUTA: La niebla que había el Sábado se disipó gracias a un frente que vino pero a cambio trajo un poco de lluvia por la mañana, después de desayunar fenomenal en el bar de la entrada salí de la calle Soledad por el camino que cruza la carretera por un puente a fin de poder cruzar el río Gigüela por el único puente de la zona alta del parque, rodeando el parque a la derecha por tierras de labor viendo unas hierba seca que cubren grandes zonas del parque, seguro que en primavera estarán verdes, los caminos estaban muy bien y no habían charcos pues eran buenos pero también porque casi no ha llovido este año, me desvié a la derecha para ver las lagunas llegando a la Isla Algeciras quie no es tan isla pues el nivel de las lagunas está muy bajo, de echo me interné con la bici en una de ellas, si bien más abajo había un mirador y se veía bien las lagunas y algunos patos, muy lejos había una nube de pajarracos muy grandes que se les oía graznar, también se veían aves migratorias en formación en V cruzando el parque, todo un espectáculo, salí de la isla y seguí más adelante desviándome a la derecha viendo una torre grande con un mirador arriba, subí y desde arriba se veía fenomenal las lagunas, bajé y seguí por el camino con piso de madera elevado por una ruta muy chula cuando me encontré con un paseante que me echó la charla pues ese camino estaba prohibido ciclar y que había unos caminos muy buenos por el páramo, tras disculparme me salí y fui al molino Molinocho, muy bonito pero el camino que dá la vuelta también está prohibido ciclar, crucé el puente y seguí por el largo camino, me asomé a un puente que cruza las tablas pero estaba cerrado el paso con una valla enorme, menos mal que tenía previsto cruzar más abajo por la carretera y eso hice, intenté cruzar por un puente viejo que hay al lado pero la carretera del mismo está hundida, me desvié por camino lateral bueno e hice 3.5km a toda velocidad desviándome por la derecha por caminos peores pero bordeando las tablas, lo cual me salió bien pues la nube de pájaros que resultaron más de 70 garzas estuvo sobrevolándome durante un rato, me quedé atónito viéndolas así tan cerca, se fueron y seguí la ruta, de vez en cuando podía asomarme a las mismas por algunos cortafuegos. Más adelante corté por un olivar a la izquierda para coger un camino mejor, no recomiendo hacer esto, mejor seguir por el camino pues más adelante se cruza con el otro, entonces llegué a una pista muy buena. Más adelante a la altura de la casa del Chaparradillo hay un giro a la derecha de 100º, si ha llovido mucho recomiendo no tomar este desvío, más adelante había que girar a la izquierda pero el camino estaba totalmente cubierto de hierba y era imposible ir, así que fui por una ruta alternativa, pero también estaba el camino tapado, giré a la izquierda hacia el camino bueno de antes pero me encontré con un camino casi abandonado a la derecha, lo seguí y dí con la continuación del camino tapado por maleza que aunque malo me gustó mucho pues era muy salvaje pero ciclable con plato grande, al poco me encontré con un camino bueno que me llevó de regreso para comer una buena paella en el mesón.

ANIMALES: ¡¡bueno, a los pajareros les vá a gustar!!, a pesar de ser invierno estaba lleno de patos, garzas, había grullas y ví un pájaro pequeño que buceaba, de echo me sobrevoló un grupo de más de 70 garzas ¡¡impresionante!!, ese grupo estuvo sobrevolando la zona graznando oyéndose desde casi toda la ruta. Habían unos árboles grandes pelados donde las grullas habían criado a pesar de ser invierno y las crías hacían el ruido ese de golpear los picos para pedir comida. No vi animales terrestres pero debe haber algún corzo.

HISTORIA: Inicialmente las tablas de Daimiel se nutrían de los ojos del Guadiana y del río Azuer, los ojos del Guadiana a 14 kilómetros del parque, eran potentes manantiales de agua dulce a través de las que el Acuífero 23 descargaba a la red fluvial en aquellos lugares donde su nivel freático cortaba al terreno.
En pocos años tras la canalización del Guadiana aguas abajo, el nivel del acuífero 23 bajó 5 metros en 3 años desapareciendo múltiples lagunas y dejando de manar los ojos del Guadiana por primera vez en 1982 y en 1988 quedaron definitivamente secos, iniciándose un desastre ecológico y geológico de graves consecuencias. La turba del parque empezó a arder por primera vez en 1988 debido a un incendio forestal y otro más reciente en 2009, podréis ver durante la ruta carteles que avisan de estos incendios y algunos cortafuegos. Actualmente la cabecera del Guadiana ha desaparecido y no aporta agua al parque, tampoco el río Azuer, solo el Gigüela aporta agua al mismo, quedando agua en el parque gracias a unas presas que han construido a tal efecto, como el “dispositivo hidráulico del morenillo” que es una carretera de tierra que atraviesa la laguna con una esclusa manual y el molino del Molemocho.

SITIOS DE INTERÉS: El parque es una pasada total ¡¡¡llevar prismáticos!!!. En la cooperativa hay garrafas de buen vino blanco a buen precio, también un aceite que dicen que está fenomenal, lástima que estaba cerrado pues aún no empezó la campaña de recogida de aceitunas.

DONDE COMER: En la calle Soledad mismo hay un mesón donde comí paella, hay muchos bares en el pueblo.
Provincias: Ciudad Real
Cartografía: ver mapas de la zona
Ciclabilidad: 100%
Desnivel acumulado: 192 metros
Recorrido: 55 km.
Cotas alcanzadas: 628 metros